Entradas

¿ PACIENTES o CLIENTES ?

Esta reflexión la hemos llevado a cabo infinitas veces, por un lado nos encontramos con profesionales médicos que rehúsan el término CLIENTE porque consideran que denota consumismo y mercantilismo y por otro lado, nos encontramos con otros profesionales médicos que rehúyen del termino PACIENTE para no estigmatizarlo o etiquetarlo.

¿Y por qué no pueden ser ambas cosas?

Si tenemos encuenta la etimología del termino paciente que proviene del latín “patiens” (padecer, sufrir) sabremos que paciente es un adjetivo que hace referencia a quien tiene paciencia (capacidad de poder soportar o padecer algo, saber esperar) y la etimología del término cliente que proviene del latín “cliens” persona que accede a un producto o servicio a partir de un pago.

Si analizamos pues el significado de ambas palabras, sólo podemos llegar a una conclusión: el uso de la una y la otra en el sector sanitario es apropiado. Cuando estamos enfermos somos pacientes que sufrimos y padecemos y como clientes buscamos, solicitamos de entre la oferta existente un servicio/profesional que contribuya a aliviar nuestro sufrimiento, por tanto somos ambos pacientes y clientes.

Para contribuir a que el uso de la palabra “cliente” se normalice y afiance positivamente entre los profesionales médicos sin que tenga una connotación negativa que desmerece al viejo oficio de la medicina, tanto médicos como aquellos que contribuimos a la gestión de las sociedades médicas, debemos responsabilizarnos y ofrecer un servicio global y no sólo asistencial de calidad, dado que ambos son ejes de la profesión médica, no son opuestos, sino complementarios.