Facebook ¿Página o perfil?

Es difícil encontrar una persona que no sepa responder a la pregunta ¿Qué es Facebook?, es más, ¿quién no ha tenido o tiene cuenta en esta red social?

Según el VI Estudio Redes Sociales de IAB Facebook es la red social más utilizada, el 96% de las personas entre 18 y 55 años tienen cuenta en esta plataforma y de éstos, el 88% la utilizan para seguir marcas. Sabiendo esto, si no tienes cuenta ¿a qué esperas para crearla?

En artículos anteriores hemos hablado sobre otras Redes Sociales como por ejemplo Linkedin, y os hemos proporcionado algunos consejos que esperamos os hayan sido de utilidad. Hoy, queremos dedicar este post a resolver una duda que muchas marcas se plantean cuando quieren formar parte de la gran comunidad de Facebook.

¿Qué es mejor crear un perfil o una página?

Para resolver esta pregunta os vamos a nombrar las 7 características más significativas:
facebook-1183710_1280

  1. Separa tu imagen profesional de la personal
  2. Con una página empresarial “Fan Page” tu vida privada será eso: PRIVADA. Nadie podrá ver tus gustos o intereses. Como administrador o editor de la página estarás en el anonimato.

    Debes tener en cuenta además que utilizando un perfil personal para dar a conocer tu sociedad/marca, da la sensación de no ser una empresa seria.

  1. Nuestro viejo amigo SEO
  2. En muchos artículos hemos hablado de la importancia del SEO, así que en este no íbamos a ser menos.

    Facebook nos sirve para mejorar el posicionamiento SEO en buscadores.  Creando una página de empresa (y generando contenido propio de valor), permitimos que los buscadores indexen las publicaciones y así no pasar desapercibidos. No ocurre lo mismo con los perfiles personales.

  1. NO pongas límites
  2. Un factor importante a tener en cuenta es que un perfil está limitado a 5000 “amigos”, la página de empresa no tiene límite de seguidores, además no necesitan que los confirmes.

  1. 2 no son multitud; 3, 4…tampoco!
  2. Una página de empresa te permite poner diversos administradores y/o editores, no tienes por qué hacer tú todo el trabajo.

  1. ¡Difunde más rápido!
  2. Un aspecto que debemos tener en cuenta y que seguro nos resultará muy útil para llegar al público son ¡LOS ANUNCIOS!

    Una gran ventaja que nos proporcionan las páginas de empresa, es que se nos dan la opción de poder promocionar la propia página o bien las publicaciones que realizamos segmentando por ubicación, edad, sexo e intereses, y a un coste muy muy asequible.

  1. Personaliza al máximo el espacio.
  2. Con un perfil personal te limitas a personalizar las imágenes (perfil + portada). Con una página empresarial además de eso, podemos crear pestañas propias, ofrecer los servicios de la sociedad/marca, etc.

  1. Conoce todos los datos ¡Analiza!
  2. La página empresarial a diferencia del perfil personal ofrece ESTADÍSTICAS.

    Nos proporciona datos sobre la interacción, el perfil de los usuarios que siguen la página, el lugar de dónde proceden, etc…

¿Aun tienes dudas? Si es así ¡pregúntanos!

5 consejos para tener un buen perfil de LinkedIn

En artículos anteriores hemos hablado sobre la importancia de estar en redes sociales y comentamos las bases de la estrategia digital. Ya conocéis la teoría, pero ¿cómo os va la práctica?

Queremos centrar este artículo a descubrir la red más importante a día de hoy a nivel profesional: LinkedIn, proporcionando 5 consejos que harán que tu perfil sobresalga del resto.

Con 7 millones de usuarios en España y más de 332 millones de usuarios mundiales (datos actualizados en junio de 2015), LinkedIn se considera la red por excelencia para crear contactos a nivel profesional.

 

5 consejos para sobresalir en LinkedIn

  1. Una imagen vale más que mil palabras. Es importante elegir una buena fotografía de perfil (recordad que se trata de una red profesional, no vale cualquier foto). Además de incorporar una imagen de portada que te identifique.
  2. Personaliza la URL del perfil. Cada perfil viene prestablecido con una URL compuesta por números (por ejemplo: https://es.linkedin.com/in/tu-nombre- 01a00680a9). Es importante personalizarla con tu nombre, ya que ésta es el medio por el cual te identifican los buscadores (Google, Bing, Ask,…) y tu signo de diferenciación frente a otros perfiles. (para más información consulta aquí )
  3. Optimiza el titular. Se puede poner 120 caracteres en el titular. Utilízalo de forma en la  tú buscarías a personas con tu perfil. Por ejemplo, si eres neumólogo especialista en fibrosis pulmonar, date a conocer, no hay que limitarse a un solo título, se creativo.
  4. Un solo idioma. Hay que ser ordenado, no mezcles idiomas. Si se quiere adaptar el perfil a diferentes idiomas, LinkedIn da la opción de duplicar dentro de un mismo perfil, la información en distintas lenguas. (Puedes consultar en  el centro de ayuda 
  5. Mientras más información mejor. LinkedIn da la opción de dar a conocer mediante 20 bloques de información tanto tu trayectoria, tus logros, aptitudes, ambiciones o las causas que más valoras. Utiliza estos bloques, cumpliméntalos y date a conocer.

¿Se te ocurre alguno más? ¡Compártelo!

Infoxicación: tan difícil es llegar a Marte como a tu cliente

Un nuevo lanzamiento – de un servicio, de un producto –  siempre acarrea un gran trabajo previo, nervios, expectativas, y por supuesto, datos, datos y más datos que a veces llegan en el peor momento. Y si no, que se lo digan a Astroboost, la (ficticia) bebida energética “espacial”  protagonista de este divertido spot:

El vídeo forma parte de la campaña “Do you know what your marketing is doing?” elaborada por Adobe en colaboración con Goodby, Silverstein & Partners, cuyo mensaje es claro: la sobrecarga de información sin procesar – la infoxicación, tal y como la define Alfons Cornella – nunca es buena. La explosión de nuevos canales y fuentes de datos ha abierto nuevos horizontes en marketing, sin duda, pero también ha complicado el diseño y ejecución de campañas ante la falta de capacidad para analizar correctamente la ingente cantidad de información de que se dispone en un plazo de tiempo cada vez más ajustado.

De la misma manera que un proyecto tan increíblemente ambicioso como el lanzamiento de una misión a Marte puede irse al traste a causa de fuentes de información inconexas o incluso contradictorias, muchas campañas pueden no “despegar” por problemas de última hora de tipo económico, o simplemente por una pobre o mala interpretación de todos aquellos aspectos que las rodean. Esta situación es tristemente familiar para muchos profesionales del marketing y la comunicación independientemente del ámbito – el momento en que estamos a punto de dar luz verde a una campaña y de golpe hay millones de voces pidiendo que esta se pare o se mueva hacia otra dirección.

En el ámbito sanitario, la cosa puede llegar a ser aún más complicada, dado que nos encontramos ante problemáticas añadidas como las derivadas de la Ley de Protección de Datos, o de la dicotomía paciente-cliente, de la que hemos hablado en otras ocasiones. Así pues, para evitar que este exceso de información pueda llegar a complicar la toma de decisiones en vez de favorecerla, es importante no perder la perspectiva y trabajar con aquellos datos y fuentes que conocemos bien y cuyo tratamiento podemos asumir. Como se suele decir, en ocasiones “menos es más” y con un lanzamiento más sencillo pero basado en datos sólidos se puede llegar a Marte (¡o al cliente!) sin problemas.

¿ PACIENTES o CLIENTES ?

Esta reflexión la hemos llevado a cabo infinitas veces, por un lado nos encontramos con profesionales médicos que rehúsan el término CLIENTE porque consideran que denota consumismo y mercantilismo y por otro lado, nos encontramos con otros profesionales médicos que rehúyen del termino PACIENTE para no estigmatizarlo o etiquetarlo.

¿Y por qué no pueden ser ambas cosas?

Si tenemos encuenta la etimología del termino paciente que proviene del latín “patiens” (padecer, sufrir) sabremos que paciente es un adjetivo que hace referencia a quien tiene paciencia (capacidad de poder soportar o padecer algo, saber esperar) y la etimología del término cliente que proviene del latín “cliens” persona que accede a un producto o servicio a partir de un pago.

Si analizamos pues el significado de ambas palabras, sólo podemos llegar a una conclusión: el uso de la una y la otra en el sector sanitario es apropiado. Cuando estamos enfermos somos pacientes que sufrimos y padecemos y como clientes buscamos, solicitamos de entre la oferta existente un servicio/profesional que contribuya a aliviar nuestro sufrimiento, por tanto somos ambos pacientes y clientes.

Para contribuir a que el uso de la palabra “cliente” se normalice y afiance positivamente entre los profesionales médicos sin que tenga una connotación negativa que desmerece al viejo oficio de la medicina, tanto médicos como aquellos que contribuimos a la gestión de las sociedades médicas, debemos responsabilizarnos y ofrecer un servicio global y no sólo asistencial de calidad, dado que ambos son ejes de la profesión médica, no son opuestos, sino complementarios.

¿Dónde están los límites de la publicidad en medicina? 5 cuestiones a tener en cuenta

La publicidad es una forma de comunicación que pretende llegar al consumidor para aumentar la notoriedad y el consumo de un producto o servicio.

El uso abusivo o intensivo de los medios publicitarios ha hecho que en muchos casos los veamos como un elemento intrusivo y desprestigiado. En cualquier caso, todos vemos con normalidad el recibir a través de televisión, prensa o carteles, mensajes acerca de una marca de refrescos o coches, pero no resulta tan usual que sea de un servicio médico.

Históricamente, en nuestro entorno la publicidad de los servicios médicos ha estado deslegitimada por los propios profesionales y por el conjunto de la sociedad. Un médico o un profesional de la salud que se anunciaba o publicitaba parecía estar traspasando los límites éticos de la profesión.

Hoy en día, sin embargo, está razonablemente aceptada la comunicación de los servicios médicos con el objetivo de darse a conocer y captar nuevos clientes. Pero ¿qué cuestiones debo tener en cuenta al utilizar la publicidad en medicina?

  1. La criticidad para el paciente: cuanto menos crítico para la salud del paciente sea un servicio, mayor es el uso que podemos hacer de la publicidad. Así, es aceptable hacer publicidad sobre servicios de medicina estética, cirugía plástica, odontología, obstetricia o corrección de la visión pero resulta más discutible usarla en servicios como oncología, neurocirugía o para una unidad de quemados.
  1. El mensaje y el tono: la salud es algo trascendente para todos, por lo que es conveniente evitar mensajes frívolos o con contenidos que puedan ser hirientes para algunas personas, o que den una imagen que no transmita seguridad hacia los pacientes.
  1. El lugar o medio: se deben evitar contextos o medios en los que pueda quedar banalizada la salud. En este sentido, hay que tener en cuenta el medio a utilizar  y la publicidad que nos va a rodear. No nos conviene estar en una publicación rodeados de publicidad que pueda resultar contradictoria con lo que queremos transmitir, o que frivolice nuestros servicios.
  1. El contenido: además de la imagen de nuestra marca o de los propios profesionales, es imprescindible trasladar algún contenido en el mensaje publicitario. Los contenidos deben tratarse con rigurosidad ya que de lo contrario, pueden tener un efecto adverso sobre la imagen que queremos transmitir.
  1. La coherencia: cuando comunicamos estamos transmitiendo una imagen, un posicionamiento y, en cierto modo, también otros aspectos como valores o rasgos de identidad. Todo lo que reflejamos debería corresponderse con lo que el paciente encontrará después cuando nos visite. Así, si nuestro posicionamiento es por calidad asistencial y superespecialización, y nuestros valores son la honestidad y el trato humano, todo ello de uno u otro modo debe trasladarse a la publicidad.

 

SEO| Las 10 claves para posicionar una web

 “Existir es una cosa y ser percibido es otra” 
George Berckeley

 ¿De qué sirve tener una página web si no nos encuentran? Disponer de una página web sin haberla trabajado desde el inicio, no sirve de nada. Para ser vistos es importante tener en cuenta una serie de criterios SEO (Search Engine Optimization) que servirán para ayudar a los buscadores a encontrar la web con facilidad y llegar así de forma efectiva al público que se desea.

Con este artículo, siguiendo con la charla que dimos en la Jornada WMA organizada por el COMB donde expusimos el decálogo sobre cómo posicionar una página web médica,  queremos proporcionar 10 consejos para que la práctica de un buen SEO no suponga un tabú.

  1. Disponer de un hosting de calidad.

    SEO_Contenido

    Los tres primeros puntos son aspectos importantes a tener en cuenta en la configuración de la página, pero el que marcará el posicionamiento SEO de forma significativa será el punto número 7.

    Es importante elegir un buen proveedor de hosting que asegure el buen funcionamiento, carga y estabilidad de la web. (Cuando hablamos de hosting nos referimos al servidor donde se aloja el dominio de la página web.

    ¿Por qué es importante para el posicionamiento SEO un hosting de calidad? Los buscadores como Google contemplan una serie de valores importantes que pocas personas tienen en cuenta  (tiempo medio de carga, un servidor que sea capaz de soportar un incremento de visitas sin que esto le afecte, o que sea seguro para el usuario).

    Hay que prestar atención dónde se aloja la web y no dejarse llevar por precios, ya que algunos hostings pueden llenar la página de banners y no ser fiables en cuanto a seguridad.

  1. Controlar la velocidad de carga.

    Otro aspecto importante es el tiempo medio de carga. Cada segundo cuenta, ya no solo para que los buscadores puntúen mejor o peor la web, sino porque los internautas no esperan y buscan inmediatez.

    ¿Qué factores determinan el tiempo de carga? Hay que vigilar que se cuente con un hosting de calidad bajo los valores antes mencionados, que la velocidad de la red a la que está conectado el servidor sea rápida y segura, y por último pero no menos importante, la programación. Una buena estrategia SEO requiere que todas las páginas estén bien programadas y optimizadas.

  1. Ser responsivo. Pensar en la usabilidad y la experiencia de usuario

    SEO | Se ResponsiveDesde Abril 2015, el algoritmo de Google penaliza todas aquellas webs cuyo diseño no sea pensado para  dispositivos móviles (responsive), por ello, se debe escoger un buen diseño que permita ver la web desde tablets y smartphones y que facilite la navegación, una página atractiva, hará que el usuario permanezca más tiempo. El objetivo es que el usuario esté “a gusto” y quiera quedarse.

  1. Define palabras clave.

    Las “palabras clave” o keywords son aquellas mediante las cuales se quiere que el usuario encuentre un contenido cuando utiliza un buscador.

    Hay que elegir las que mejor se adapten al tema sobre el que se escribe y usarlas con frecuencia y lógica en los contenidos.

    Para conseguir una buena estrategia SEO es recomendable usar las keywords en URLs, títulos, descripciones, encabezados, etc. De  esta forma, cuando alguien busque sobre ese tema y use alguna de esas palabras clave, el buscador lo tendrá en cuenta.

    *Hay herramientas gratuitas, y muy fáciles de usar, que pueden ayudar a elegir mejor los términos clave como el planificador de palabras clave de Google Adwords, Google Trends, etc.

  1. Usa URLs que sean cortas y sencillas

     Las URLs deben ser cortas, sencillas y que muestren de qué trata el contenido de la página.

    Por ejemplo: http://vesalius.es/proyectos-recientes/ o http://vesalius.es/blog/ .

  1. Los títulos son lo primero que ve tu público y los buscadores.

    Se considera un título óptimo aquel que es corto, directo y que tenga que ver con el contenido de la página en cuestión.

    Se debe intentar que no supere los 70 caracteres, que no se haya utilizado antes y que contenga la palabra clave que se ha designado para la página en la que se está trabajando.

  1. Crea contenido de calidad y se constante.

    Este punto es el más importante. La clave de toda estrategia SEO reside en la creación de contenido de valor que sea único y la constancia en su publicación. No hay página bien posicionada que esté vacía de contenido.

  1. Utiliza imágenes, infografías o vídeos siempre acompañados con un buen nombre y una descripción que complemente el artículo utilizando el atributo “alt”.

    Los archivos multimedia no solo sirven para captar la atención del usuario y retenerlos más tiempo, sino sirven para proporcionar más información a los buscadores siempre y cuando, se dé un buen nombre al archivo y se incluya un texto alternativo (atributo “alt”) relacionado con las palabras clave.

  1. Usa etiquetas de encabezado. Define así que es más importante.

    Las etiquetas de encabezado corresponden a los títulos y subtítulos. Se usan para organizar el contenido en formato Html marcando los títulos con  los códigos <h1>, <h2>, <h3> hasta <h6>

    Para optimizar las páginas según los criterios SEO, se recomienda que  <h1> sea el título principal del contenido,  <h2> los título de los apartados más importantes, <h3> títulos de sub-apartados y <h4> a <h6> usarse para destacar alguna palabra o frase, pero mejor evitarlos si el contenido no es muy extenso.

  1. Comparte contenido en redes sociales y colabora con otras páginas (linkbuilding).

    Social media communication concept¿Qué es el linkbuilding y por qué es importante? Linkbuilding es una estrategia SEO para que otras páginas enlacen a la web consiguiendo así que los buscadores consideren dicha página como relevante y la posicionen mejor.

    Para realizar una buena estrategia de linkbuilding se debe compartir contenido de interés en redes sociales, participar en comunidades de usuarios afines, escribir en blogs relacionados o citando artículos interesantes de otras webs. En definitiva se debe fomentar la interacción.

 

Artículos relacionados: Médicos 2.0 | Las 4 bases de la estrategia digital: menos riesgos, más oportunidades; 10 reglas de oro para crear un blog médico de éxito y ¿Debe una sociedad médica estar presente en las redes sociales?

10 reglas de oro para crear un blog médico de éxito

escribiendo un blogDe acuerdo con el contexto digital actual, en el que hemos pasado de una web estática y monodireccional a la interacción propia de las redes sociales y web 2.0, la creación de un blog se considera parte indispensable de toda estrategia de posicionamiento online de una sociedad o profesional médico.

El blog, concebido tradicionalmente como una bitácora, ha evolucionado hasta convertirse en tribuna desde donde transmitir conocimientos e información, generar e interactuar con la comunidad de usuarios y, por supuesto, posicionarse a nivel de reputación online. Sin embargo, cada blog es distinto, por lo que es normal que al iniciar la aventura digital surjan dudas: ¿Por dónde empezar? ¿Cuáles son las herramientas necesarias? ¿Sobre qué escribir?

Desde Vesalius, recomendamos encarecidamente la creación y mantenimiento de un blog médico como núcleo central de todo plan de presencia y posicionamiento online, pero sabemos que no siempre es fácil empezar. Por ello, en esta entrada ofrecemos algunos consejos útiles para alcanzar el éxito:

  1. Invertir en un dominio propio

A pesar de suponer una pequeña inversión económica, es muy recomendable optar por el registro de un dominio propio para el blog, ya que esto transmite seriedad, notoriedad e imagen de marca instantáneamente. El dominio puede coincidir con el nombre, en el caso de marca personal, la marca o bien un término representativo de la sociedad. Según el público objetivo, es mejor optar por un dominio .es o por un .com más internacional.

 

  1. Escoger una buena plataforma

Existe la posibilidad de contratar a un profesional que programe el blog desde cero y a medida de las expectativas del cliente, pero hoy en día existen plataformas de gestión de contenidos como WordPress, que resulta una excelente responsive mock-upelección para diseñar y gestionar blogs personalizados con un coste mucho menor.

 

  1. Cuidar el diseño

Es básico ofrecer una experiencia visual y de navegación agradable para atraer a los usuarios. Los gestores como WordPress ofrecen temas o plantillas de diseño base que permiten ahorrar mucho tiempo en la escritura de código, además de ser totalmente personalizables.

Escoger un tema intuitivo en la navegación, responsivo – accesible desde móviles y tablets, algo cada vez más habitual – y con un esquema de colores y tipografías agradable permitirá trabajar el blog una extensión de la propia imagen de marca.

 

  1. Publicar contenido de valor

La clave de todo blog es sin duda su contenido.  Ya sean consejos útiles de salud, información actualizada sobre nuevas técnicas o algún caso interesante, es importante despertar el interés de los lectores, de tal modo que quieran seguir el blog y, eventualmente, convertirse en pacientes y/o prescriptores.

Por ello,  se debe buscar el valor diferencial que como profesional se puede aportar, y cuidar mucho la calidad de cada post; en cierta manera, el blog es una extensión del profesional o la sociedad en el universo digital, por lo que vale la pena dedicarle su tiempo.

 

  1. Mantener la regularidadblogging

Por encima de la cantidad, a la hora de publicar nuevos artículos debe primar la regularidad. Google posiciona mejor a aquellos blogs que se actualizan frecuentemente, dado que el número de combinaciones posibles para aparecer en su página de resultados aumenta. Los usuarios, por su parte, también suelen premiar a los blogs por su regularidad mediante visitas más frecuentes.

 

  1. Editar los contenidos

Una vez se tenga el texto base a publicar, es importante optimizarlo  desde un punto de vista SEO para mejorar su posicionamiento: asegurarse de haber colocado palabras clave (lo suficiente pero sin abusar), redactar un metatítulo y una metadescripción propias, o crear un título optimizado puede marcar la diferencia.

De cara a los lectores, títulos sugerentes, como las listas, los “cómos” y las preguntas directas funcionan muy bien a la hora de generar curiosidad. De la misma manera, utilizar fotos, imágenes y videos de buena calidad y preferentemente propios facilita la lectura y mejora la experiencia del usuario.

 

  1. Maximizar la difusión

La información está para compartirla, y más cuando es de calidad. Aprovechar todas las vías de difusión que tengas al alcance: (feed, redes sociales, marcadores sociales…) para generar backlinks permitirá aumentar la difusión de los contenidos. Al compartir una entrada, es recomendable acompañar al enlace de una breve entradilla que despierte el interés de los usuarios y les incite a clicar.

 

  1. Monitorizar los resultados

Monitorizar significa registrar las visitas que llegan al blog o web, su origen, el tiempo de navegación, etc. La monitorización, realizada habitualmente a través de Google Analytics, permite valorar si la estrategia de difusión que se ha seguido es correcta, y modificarla si es necesario.

 

  1. Cuidar a la comunidad

comunidadLa gestión de los comentarios en un blog demuestra implicación y compromiso hacia su audiencia. Incluir un formulario de contacto a fin de que los visitantes puedan preguntar, pedir información o visita, enviar sugerencias o reclamaciones, y revisar las analíticas de la web para saber qué tipo de contenido interesa más o genera más debate entre los lectores puede ayudar a mejorar la estrategia inicial.

Es importante animar a la comunidad a participar, y – exceptuando insultos o spam, a eliminar-, lo recomendable es dar respuesta a todos los comentarios, positivos o negativos, desde la educación y de forma constructiva.

 

  1. Comprometerse a largo plazo

Es imposible que un blog de salud se convierta en referente de la blogosfera de la noche a la mañana. El trabajo diario, la constancia, y la escucha son imprescindibles para alcanzar el éxito con el proyecto. Generar comunidad es garantía de posicionamiento, reputación y, a la larga, prescripción y monetización. Por ello, vale la pena invertir en tiempo y dedicación para conseguir – en un tiempo – una bitácora de riqueza y calidad.

Médicos 2.0 | Las 4 bases de la estrategia digital: menos riesgos, más oportunidades

Redes_Sociales_Medicos

Cambio de paradigma en la conversación médico – paciente

Las redes sociales nos abren puertas a un mundo de oportunidades de comunicación y desarrollo profesional. Por ello, muchos profesionales médicos las empiezan a ver no solo como su espacio personal, sino como un nuevo escenario para darse a conocer y llegar a más pacientes.

Como profesional en medicina, a través de las redes sociales es posible crear vínculos con otros profesionales, llegar a más pacientes, e informar y ser informado de los nuevos avances en el sector. Cada vez más, la notoriedad como médico será medida por el grado de influencia y autoridad en internet (cómo ven los pacientes al especialista en base a comentarios negativos o positivos, cuántos papers publicados son fácilmente accesibles online, etc).

No obstante, la relación entre las redes sociales y la medicina aún suscita ciertas dudas: “¿Se puede estar en redes sociales y respetar la privacidad propia y de los pacientes?”, “¿merece la pena arriesgar la reputación – y, por lo tanto, el futuro profesional – para convertirse en un médico 2.0?” o “¿por dónde es mejor empezar?” son algunas de las preguntas a las que intentaremos dar respuesta desde el blog de Vesalius.

La clave del éxito: una buena estrategia

Las redes sociales se han convertido en el escenario ideal para divulgar los logros e ideas del profesional médico y crearle una reputación consolidada, pero hay que tener presente que un mal uso de las mismas también puede producir el efecto contrario.

Por este motivo, es básico elaborar una buena estrategia digital que tenga en cuenta los atributos, objetivos y expectativas del profesional de la salud; en un sector en que la adopción de estas herramientas de comunicación 2.0 aún incipiente, trabajar la reputación y presencia online de forma correcta supone una oportunidad única e irrepetible para consolidarse como referente y prescriptor.

Toda estrategia digital enfocada al desarrollo profesional en el sector sanitario debería sentarse sobre cuatro bases fundamentales:

1. Implementar una estrategia de marca personal (branding)

handprintLa estrategia de marca personal fija objetivos concretos y establece las directrices de comunicación para que el público, en este caso pacientes tanto actuales como potenciales, puedan identificar al profesional con unos valores e imagen concretos.

Las redes sociales son la mejor herramienta que tenemos hoy en día para crearnos una buena reputación profesional, aumentar la autoridad en red, y captar la mayor cantidad de pacientes.

2. Cuidar la presencia y actividad online en los canales adecuados

social mediaSegún el Journal of Medical Internet Research, el 25% de los médicos consulta varias veces al día las redes sociales en busca de información médica. Hay que tener en cuenta que cada red tiene un público diferente, por lo tanto es muy importante crear perfiles adecuándolos al tipo de personas a las que se dirigirá la información.

Por ejemplo, a nivel profesional es importante cultivar la presencia en LinkedIn, pero además existen muchas redes exclusivas para médicos o investigadores, como el portal ResearchGate, con más de 200.000 usuarios.

3. Crear y gestionar un web-blog personal

Una Blogestrategia en redes sociales sin un blog estaría incompleta. El blog tiene que ser el espacio para transmitir conocimientos y experiencias y constituir el epicentro de toda estrategia online, ya que es la plataforma desde donde se llegará a más pacientes.

Un blog lo hacen sus contenidos; estos deben ser breves, bien escritos y de calidad. Uno de los puntos más importante para ganar notoriedad es aportar a la red contenido de valor, por lo que es necesario publicar de forma periódica artículos que sean relevantes en el sector en el que nos queremos posicionar.

4. Dar respuesta a los e-pacientes y pacientes potenciales

ehealthSegún el estudio “You share; we care”, publicado por Marco de Comunicación y MSL/Publicis Group, el 30% de los españoles se ha dirigido alguna vez a un foro relacionado con temas de salud, ya sea para buscar información, recomendaciones o simplemente compartir su experiencia.

Ante esta realidad, que va en aumento, la presencia del médico en canales online se hace imprescindible, tanto a nivel divulgativo como para darse a conocer a esta nueva cartera de pacientes empoderados. Además de las redes sociales más populares, van surgiendo directorios y portales específicos para poner en contacto pacientes y profesionales, como por ejemplo Doctoralia o Saluspot.

 

¿Añadirías algún otro pilar a la estrategia digital del profesional médico?

¿Conoces algún ejemplo de buenas prácticas?

 ¡Esperamos tus comentarios!

 

Imagen de marca personal y gestión

El progreso exponencial de Internet y de forma más concreta, de las redes sociales y los medios de promoción empresarial y personal, ha dado lugar al origen o redefinición de un concepto de marketing, conocido como Marca Personal o Imagen de Marca Personal.

 

¿Qué es la imagen de Marca Personal?

    La imagen que el mundo externo percibe de sobre un individuo, lo que se conoce como reputación; la combinación de cualidades, valores, motivaciones, conocimientos y puntos fuertes que  caracterizan  a un profesional y lo distinguen del de sus  competidores.

La imagen profesional es la percepción que se promueve o genera en el resto de personas y/o del público objetivo en general, en el ámbito social en que se ejerce o desempeña una determinada actividad, como resultado del ejercicio profesional, el comportamiento, actitudes, desempeño, etc. La imagen se refleja mediante unos resultados determinados las capacidades y competencias de un profesional determinado, su preparación o los conocimientos adquiridos proyectados en el trabajo diario de la profesión.

En el caso de un médico la imagen profesional es la idea u opinión que tienen sus pacientes, colegas de profesión, superiores, etc., al evaluar su desempeño laboral, su nivel de competencia, habilidades, talento y resultados que ofrece como profesional. Uno es lo que hace, pero también y en gran medida, la imagen de la profesión o de la práctica que se le supone o se le atribuye en todos los ámbitos.

 

¿Qué es la gestión de la Marca Personal?

La gestión de la marca personal consiste en el desarrollo de una estrategia y la realización de acciones encaminadas, con el objetivo de potenciar y posicionar la imagen personal del profesional en aquellos públicos y foros que se determinen, incrementando su notoriedad de forma ordenada.

 

marca personal

 

 “Nunca hay viento favorable para el que no sabe hacia dónde va”

                                                                                                                                                            Séneca

 

 

Imagen de marca personal online


marca personalLa Marca personal online es la representación de nuestra persona en el mundo online.

 

El personal “branding” online está enfocado a trabajar en la imagen que se ofrece sobre el profesional a través de Internet,: es necesaria e imprescindible hoy en día, en esta sociedad híper comunicada y globalizada donde la tecnología, ha posibilitado nuevas formas de relacionarse y de hacer negocios, como las plataformas basadas en compartir servicios y/o bienes.

 

Imagen de marca personal offline

 

Sin embargo, no hay que descuidar tampoco la marca personal offline, en la actualidad encontramos profesionales que su marca personal online está muy bien posicionada, no obstante, no son capaces de relacionarse con otros profesionales, clientes, inversores fuera de la red o lo hacen muy tímidamente, ambas se complementan y se debe de encontrar un equilibrio.

 

imagen personal

 

 

Es absolutamente necesario entablar relaciones, practicar networking con nuestro entorno profesional. Para ello se debe fomentar la marca personal offline, acudiendo a congresos, inscribiéndose en cursos presenciales, asistiendo a jornadas, realizando ponencias.

Por muy avanzada que esté la tecnología, como seres humanos necesitamos el contacto visual, físico y emocional.