SEO| Las 10 claves para posicionar una web

 “Existir es una cosa y ser percibido es otra” 
George Berckeley

 ¿De qué sirve tener una página web si no nos encuentran? Disponer de una página web sin haberla trabajado desde el inicio, no sirve de nada. Para ser vistos es importante tener en cuenta una serie de criterios SEO (Search Engine Optimization) que servirán para ayudar a los buscadores a encontrar la web con facilidad y llegar así de forma efectiva al público que se desea.

Con este artículo, siguiendo con la charla que dimos en la Jornada WMA organizada por el COMB donde expusimos el decálogo sobre cómo posicionar una página web médica,  queremos proporcionar 10 consejos para que la práctica de un buen SEO no suponga un tabú.

  1. Disponer de un hosting de calidad.

    SEO_Contenido

    Los tres primeros puntos son aspectos importantes a tener en cuenta en la configuración de la página, pero el que marcará el posicionamiento SEO de forma significativa será el punto número 7.

    Es importante elegir un buen proveedor de hosting que asegure el buen funcionamiento, carga y estabilidad de la web. (Cuando hablamos de hosting nos referimos al servidor donde se aloja el dominio de la página web.

    ¿Por qué es importante para el posicionamiento SEO un hosting de calidad? Los buscadores como Google contemplan una serie de valores importantes que pocas personas tienen en cuenta  (tiempo medio de carga, un servidor que sea capaz de soportar un incremento de visitas sin que esto le afecte, o que sea seguro para el usuario).

    Hay que prestar atención dónde se aloja la web y no dejarse llevar por precios, ya que algunos hostings pueden llenar la página de banners y no ser fiables en cuanto a seguridad.

  1. Controlar la velocidad de carga.

    Otro aspecto importante es el tiempo medio de carga. Cada segundo cuenta, ya no solo para que los buscadores puntúen mejor o peor la web, sino porque los internautas no esperan y buscan inmediatez.

    ¿Qué factores determinan el tiempo de carga? Hay que vigilar que se cuente con un hosting de calidad bajo los valores antes mencionados, que la velocidad de la red a la que está conectado el servidor sea rápida y segura, y por último pero no menos importante, la programación. Una buena estrategia SEO requiere que todas las páginas estén bien programadas y optimizadas.

  1. Ser responsivo. Pensar en la usabilidad y la experiencia de usuario

    SEO | Se ResponsiveDesde Abril 2015, el algoritmo de Google penaliza todas aquellas webs cuyo diseño no sea pensado para  dispositivos móviles (responsive), por ello, se debe escoger un buen diseño que permita ver la web desde tablets y smartphones y que facilite la navegación, una página atractiva, hará que el usuario permanezca más tiempo. El objetivo es que el usuario esté “a gusto” y quiera quedarse.

  1. Define palabras clave.

    Las “palabras clave” o keywords son aquellas mediante las cuales se quiere que el usuario encuentre un contenido cuando utiliza un buscador.

    Hay que elegir las que mejor se adapten al tema sobre el que se escribe y usarlas con frecuencia y lógica en los contenidos.

    Para conseguir una buena estrategia SEO es recomendable usar las keywords en URLs, títulos, descripciones, encabezados, etc. De  esta forma, cuando alguien busque sobre ese tema y use alguna de esas palabras clave, el buscador lo tendrá en cuenta.

    *Hay herramientas gratuitas, y muy fáciles de usar, que pueden ayudar a elegir mejor los términos clave como el planificador de palabras clave de Google Adwords, Google Trends, etc.

  1. Usa URLs que sean cortas y sencillas

     Las URLs deben ser cortas, sencillas y que muestren de qué trata el contenido de la página.

    Por ejemplo: http://vesalius.es/proyectos-recientes/ o http://vesalius.es/blog/ .

  1. Los títulos son lo primero que ve tu público y los buscadores.

    Se considera un título óptimo aquel que es corto, directo y que tenga que ver con el contenido de la página en cuestión.

    Se debe intentar que no supere los 70 caracteres, que no se haya utilizado antes y que contenga la palabra clave que se ha designado para la página en la que se está trabajando.

  1. Crea contenido de calidad y se constante.

    Este punto es el más importante. La clave de toda estrategia SEO reside en la creación de contenido de valor que sea único y la constancia en su publicación. No hay página bien posicionada que esté vacía de contenido.

  1. Utiliza imágenes, infografías o vídeos siempre acompañados con un buen nombre y una descripción que complemente el artículo utilizando el atributo “alt”.

    Los archivos multimedia no solo sirven para captar la atención del usuario y retenerlos más tiempo, sino sirven para proporcionar más información a los buscadores siempre y cuando, se dé un buen nombre al archivo y se incluya un texto alternativo (atributo “alt”) relacionado con las palabras clave.

  1. Usa etiquetas de encabezado. Define así que es más importante.

    Las etiquetas de encabezado corresponden a los títulos y subtítulos. Se usan para organizar el contenido en formato Html marcando los títulos con  los códigos <h1>, <h2>, <h3> hasta <h6>

    Para optimizar las páginas según los criterios SEO, se recomienda que  <h1> sea el título principal del contenido,  <h2> los título de los apartados más importantes, <h3> títulos de sub-apartados y <h4> a <h6> usarse para destacar alguna palabra o frase, pero mejor evitarlos si el contenido no es muy extenso.

  1. Comparte contenido en redes sociales y colabora con otras páginas (linkbuilding).

    Social media communication concept¿Qué es el linkbuilding y por qué es importante? Linkbuilding es una estrategia SEO para que otras páginas enlacen a la web consiguiendo así que los buscadores consideren dicha página como relevante y la posicionen mejor.

    Para realizar una buena estrategia de linkbuilding se debe compartir contenido de interés en redes sociales, participar en comunidades de usuarios afines, escribir en blogs relacionados o citando artículos interesantes de otras webs. En definitiva se debe fomentar la interacción.

 

Artículos relacionados: Médicos 2.0 | Las 4 bases de la estrategia digital: menos riesgos, más oportunidades; 10 reglas de oro para crear un blog médico de éxito y ¿Debe una sociedad médica estar presente en las redes sociales?

10 reglas de oro para crear un blog médico de éxito

escribiendo un blogDe acuerdo con el contexto digital actual, en el que hemos pasado de una web estática y monodireccional a la interacción propia de las redes sociales y web 2.0, la creación de un blog se considera parte indispensable de toda estrategia de posicionamiento online de una sociedad o profesional médico.

El blog, concebido tradicionalmente como una bitácora, ha evolucionado hasta convertirse en tribuna desde donde transmitir conocimientos e información, generar e interactuar con la comunidad de usuarios y, por supuesto, posicionarse a nivel de reputación online. Sin embargo, cada blog es distinto, por lo que es normal que al iniciar la aventura digital surjan dudas: ¿Por dónde empezar? ¿Cuáles son las herramientas necesarias? ¿Sobre qué escribir?

Desde Vesalius, recomendamos encarecidamente la creación y mantenimiento de un blog médico como núcleo central de todo plan de presencia y posicionamiento online, pero sabemos que no siempre es fácil empezar. Por ello, en esta entrada ofrecemos algunos consejos útiles para alcanzar el éxito:

  1. Invertir en un dominio propio

A pesar de suponer una pequeña inversión económica, es muy recomendable optar por el registro de un dominio propio para el blog, ya que esto transmite seriedad, notoriedad e imagen de marca instantáneamente. El dominio puede coincidir con el nombre, en el caso de marca personal, la marca o bien un término representativo de la sociedad. Según el público objetivo, es mejor optar por un dominio .es o por un .com más internacional.

 

  1. Escoger una buena plataforma

Existe la posibilidad de contratar a un profesional que programe el blog desde cero y a medida de las expectativas del cliente, pero hoy en día existen plataformas de gestión de contenidos como WordPress, que resulta una excelente responsive mock-upelección para diseñar y gestionar blogs personalizados con un coste mucho menor.

 

  1. Cuidar el diseño

Es básico ofrecer una experiencia visual y de navegación agradable para atraer a los usuarios. Los gestores como WordPress ofrecen temas o plantillas de diseño base que permiten ahorrar mucho tiempo en la escritura de código, además de ser totalmente personalizables.

Escoger un tema intuitivo en la navegación, responsivo – accesible desde móviles y tablets, algo cada vez más habitual – y con un esquema de colores y tipografías agradable permitirá trabajar el blog una extensión de la propia imagen de marca.

 

  1. Publicar contenido de valor

La clave de todo blog es sin duda su contenido.  Ya sean consejos útiles de salud, información actualizada sobre nuevas técnicas o algún caso interesante, es importante despertar el interés de los lectores, de tal modo que quieran seguir el blog y, eventualmente, convertirse en pacientes y/o prescriptores.

Por ello,  se debe buscar el valor diferencial que como profesional se puede aportar, y cuidar mucho la calidad de cada post; en cierta manera, el blog es una extensión del profesional o la sociedad en el universo digital, por lo que vale la pena dedicarle su tiempo.

 

  1. Mantener la regularidadblogging

Por encima de la cantidad, a la hora de publicar nuevos artículos debe primar la regularidad. Google posiciona mejor a aquellos blogs que se actualizan frecuentemente, dado que el número de combinaciones posibles para aparecer en su página de resultados aumenta. Los usuarios, por su parte, también suelen premiar a los blogs por su regularidad mediante visitas más frecuentes.

 

  1. Editar los contenidos

Una vez se tenga el texto base a publicar, es importante optimizarlo  desde un punto de vista SEO para mejorar su posicionamiento: asegurarse de haber colocado palabras clave (lo suficiente pero sin abusar), redactar un metatítulo y una metadescripción propias, o crear un título optimizado puede marcar la diferencia.

De cara a los lectores, títulos sugerentes, como las listas, los “cómos” y las preguntas directas funcionan muy bien a la hora de generar curiosidad. De la misma manera, utilizar fotos, imágenes y videos de buena calidad y preferentemente propios facilita la lectura y mejora la experiencia del usuario.

 

  1. Maximizar la difusión

La información está para compartirla, y más cuando es de calidad. Aprovechar todas las vías de difusión que tengas al alcance: (feed, redes sociales, marcadores sociales…) para generar backlinks permitirá aumentar la difusión de los contenidos. Al compartir una entrada, es recomendable acompañar al enlace de una breve entradilla que despierte el interés de los usuarios y les incite a clicar.

 

  1. Monitorizar los resultados

Monitorizar significa registrar las visitas que llegan al blog o web, su origen, el tiempo de navegación, etc. La monitorización, realizada habitualmente a través de Google Analytics, permite valorar si la estrategia de difusión que se ha seguido es correcta, y modificarla si es necesario.

 

  1. Cuidar a la comunidad

comunidadLa gestión de los comentarios en un blog demuestra implicación y compromiso hacia su audiencia. Incluir un formulario de contacto a fin de que los visitantes puedan preguntar, pedir información o visita, enviar sugerencias o reclamaciones, y revisar las analíticas de la web para saber qué tipo de contenido interesa más o genera más debate entre los lectores puede ayudar a mejorar la estrategia inicial.

Es importante animar a la comunidad a participar, y – exceptuando insultos o spam, a eliminar-, lo recomendable es dar respuesta a todos los comentarios, positivos o negativos, desde la educación y de forma constructiva.

 

  1. Comprometerse a largo plazo

Es imposible que un blog de salud se convierta en referente de la blogosfera de la noche a la mañana. El trabajo diario, la constancia, y la escucha son imprescindibles para alcanzar el éxito con el proyecto. Generar comunidad es garantía de posicionamiento, reputación y, a la larga, prescripción y monetización. Por ello, vale la pena invertir en tiempo y dedicación para conseguir – en un tiempo – una bitácora de riqueza y calidad.

¿Debe una sociedad médica estar presente en las redes sociales?

Darle la espalda a lo que acaece en las redes nos limita y nos hace perder el control de la gestión de nuestra propia reputación online. Hoy en día las redes sociales nos ofrecen una oportunidad inestimable y sin lugar a dudas, debemos ser parte activa y ofrecer valor.

Según los datos publicados en el informe “Social, Digital & Mobile in Europe 2014”, seis de cada diez españoles participa de forma activa en alguna red social.  Las principales redes sociales suman más de cuatro millones de usuarios en el mundo, y a estos datos hay que sumarle los aproximadamente cuatro mil millones de usuarios de las dos principales redes chinas que hoy en día siguen creciendo.

A pesar de todo ello, antes de embarcarse en esta hazaña, es recomendable dejarse asesorar por expertos, dado que las redes sociales no son sólo una oportunidad para abrir un canal de comunicación con los clientes/pacientes, sino también una responsabilidad, por lo que se requiere de una estrategia global que se  ajuste a la consecución de los objetivos de la sociedad. Si la estrategia, la presencia y constancia activa en las redes sociales es la adecuada, ésta le proporcionará a la sociedad/marca una mayor visibilidad y mejorará su posicionamiento, contribuyendo a ganar notoriedad, fortaleciendo su imagen, permitiéndole la interacción directa con el público objetivo, conocer sus hábitos de consumo, saber que ofrecerle y cómo hacerlo, generar leads, analizar tendencias, aumentar el grado de satisfacción y fidelización, divulgar información,  vender y promocionar productos y/o servicios.

Dado que las redes sociales actúan como un escaparate online de la sociedad, abierto al público 365 días al año, 24 horas al día, debemos tener en cuenta los recursos con los que contamos, dado que nuestra participación debe ser activa y constante. Como bien dice el refranero español, “quien mucho abarca poco aprieta”; por ello, es preferible estar presente en una única red social pero atenderla de forma coherente y satisfactoria.

Es importante que, al margen de la red que se escoja se sepa escuchar, se transmitan valores, se midan reacciones, se divulguen contenidos propios de valor y calidad, se proporcione una respuesta rápida a cualquier pregunta y/o problema expuesto y se monitoricen los resultados.

En conclusión,  hoy en día es vital para cualquier sociedad tener presencia en las redes sociales, pero ésta debe ser diseñada de forma estratégica y llevada a cabo de forma responsable.

La silla de Marañón, o el tiempo en la relación médico-paciente

La consulta médica es un pilar fundamental de la relación médico-paciente: posibilita la obtención de una buena historia clínica y cimienta la confianza entre paciente y profesional, algo de gran importancia en sociedades tan despersonalizadas como la actual. Paralelamente, una exploración detallada puede ayudar a perfilar el diagnóstico sin necesidad de sobre prescribir pruebas y/o tratamientos innecesarios, lo que ahorra costes, recursos humanos y, paradójicamente, tiempo.

Sin embargo, el contexto económico actual y los recortes impuestos en áreas de salud han llevado en ocasiones a organizar las consultas en base a indicadores exclusivamente económicos, por lo que el tiempo de visita se ha visto gravemente perjudicado. Ante una materia tan delicada como es la atención de la salud, la calidad asistencial debería ser el primer activo a tener en cuenta en la gestión de sociedades y centros.

La consulta médica de calidad, con su tiempo debido, es y debería ser un gran recurso terapéutico a todos niveles, por lo que debe reivindicarse como tal. Por ello, en esta ocasión desde Vesalius nos gustaría compartir una reciente entrada del blog de uno de nuestros clientes, el Dr. Lluís Puig Verdié, traumatólogo y cirujano ortopédico especializado en patología séptica y prótesis de rodilla y cadera. A través de una conocida anécdota del doctor Gregorio Marañón, el doctor Puig ilustra la necesidad de invertir tiempo en la relación médico-paciente como base para mejorar la calidad asistencial a todos niveles.

 

Lamentablemente, la silla de Marañón suele estar vacía

Dr. Lluís Puig Verdié

El éxito de una consulta médica, es decir llegar a un diagnóstico preciso para proponer un tratamiento, se basa sencillamente en disponer de tiempo. Tiempo para escuchar al paciente, para explorarlo y para solicitar exploraciones complementarias (radiografías, resonancia magnética nuclear, etc.) que servirán para confirmar el juicio emitido y plantear un tratamiento adecuado. Tiempo del cual, lamentablemente, no siempre se dispone. Es por ello que hoy en día, cuando la tecnología esta muy presente en las consultas médicas, tal vez se necesite volver a la silla del doctor Marañón.

La conocida anécdota cuenta que en una entrevista preguntaron al Dr. Gregorio Marañón: “¿Cuál es la innovación más importante de los últimos años?”,  se quedó un momento pensativo y respondió: “La silla”. “La silla que nos permite sentarnos al lado del paciente, escucharlo y explorarlo”.

La asistencia médica hoy en día no dispone de tiempo. Con 5 o 10 minutos por paciente difícilmente se puede utilizar la silla de Marañón. En traumatología, la visita suele limitarse a solicitar una prueba de imagen, una resonancia magnética a poder ser. Prueba que suele tener gran prestigio en los pacientes, y si en esta aparece una imagen diferente a la anatomía normal, el paciente tiene muchas probabilidades de ser diagnosticado de alguna patología y hasta de ser sometido a una intervención quirúrgica posiblemente innecesaria.

En las últimas décadas, hasta que no se conoció la prevalencia de lesiones discales en la columna lumbar en personas sanas, cualquier protrusión discal que aparecía en un escáner o resonancia era  susceptible de ser intervenida. Del mismo modo, hasta que no se conoció la presencia y frecuencia de las lesiones meniscales en personas sin ningún tipo de síntomas, cualquier lesión meniscal condenaba al paciente a someterse a una artroscópica para extraerle el menisco. Y, lamentablemente, no siempre las cirugías son siempre son inocuas.

Si se busca, y debe buscarse siempre, el beneficio para los pacientes, su seguridad y mejorar la calidad asistencial, evitando exploraciones y tratamientos innecesarios, forzosamente la silla de Marañón debe dejar de estar vacía.

Nuevos tiempos para la profesión médica

Nuevos tiempos para la profesión médica

La medicina se concibió desde sus inicios históricos como una profesión liberal. Ese rasgo, que su origen hacía referencia a las disciplinas que eran practicadas por hombres libres, ha impregnado la forma en que se ha desarrollado el oficio de curar. Por eso siempre ha sido importante para el médico el cuidado de su propia imagen,  la necesidad de mantener actualizados los conocimientos,  la voluntad de mantener un comportamiento ético y humano, la obtención de la confianza de sus pacientes y todo ello sin descuidar la necesidad de gestionar adecuadamente su tiempo y los recursos que utiliza,  para que la vocación pudiera convertirse en una profesión y un medio de vida.

Aunque el modelo de medicina pública en nuestro país y en otros entornos ha mermado en parte ese perfil liberal del médico a través de la jerarquización y la laboralización, la medicina privada ha supuesto para muchos una vía de escape para mantener viva la llama del profesional desde su perspectiva más clásica. Por ello la complementariedad entre medicina pública y privada ha permitido a muchos excelentes profesionales desarrollarse y aportar valor y conocimiento con ilusión y proactividad, en muchos casos con un esfuerzo personal y dedicación extremos .

Con el desarrollo de los hospitales privados, la necesidad de dotarse de elementos de soporte y de realizar inversiones en tecnología y gestión surgieron las agrupaciones de médicos en forma de pequeñas sociedades que habitualmente respetaban la libertad del profesional en el ejercicio de la medicina. Esas sociedades, salvo contadas excepciones, adolecen aun de una gestión profesionalizada y suelen tener una dimensión pequeña en comparación con el resto de actores que juegan en el tablero de la sanidad privada.

Este escenario se ha agudizado en los últimos años con la concentración de fuerzas en el sector: entidades aseguradoras, grupos hospitalarios e incluso pacientes a través de plataformas de compra on-line o de directorios médicos, están agrupándose y alcanzando dimensiones que les permiten grandes inversiones en tecnologías, comunicación e infraestructuras. En un mundo en el que el mercado exige una gestión milimétrica de los recursos y en el que la confianza en las marcas y en la  red global de internet marca los procesos de decisión de las personas la figura del profesional liberal o incluso de las pequeñas sociedades comienza a requerir una reflexión dirigida al cambio.

Si el médico desea continuar teniendo el timón de la práctica de la medicina y de su propio trabajo debe conseguir que el enfermo o el cliente continúe reconociéndolo como eje fundamental del sistema y como principal garante de todo el proceso y de los recursos que intervienen. Para ello hay dos factores fundamentales a alcanzar: una gestión eficiente y una marca personal.

La gestión eficiente solo será posible desde organizaciones que desde la visión y propiedad de los profesionales incorporen las tecnologías de la información y la profesionalización de la gestión a su genética lo que requerirá de un aumento de la dimensión de las sociedades y de una cesión real de las labores de organización, comunicación y administración a profesionales especializados en ello.

La potenciación de la marca personal no es sino el intento de poner en valor al médico como persona frente a las marcas de hospitales, aseguradoras u otras instituciones intentando con ello que el paciente continúe buscando y escogiendo al médico que le atiende por su valía personal y profesional. Para ello la notoriedad en medios on-line y off-line y el uso de las redes profesionales resultaran esenciales.

Marca personal de los médicos y gestión profesional de las sociedades y equipos médicos son dos pilares sobre los que asentar el cambio necesario en la sanidad privada en los próximos años.

José Luis Martínez Meseguer, socio fundador de Vesalius