Retos y cambios que provocan nuevos mercados sanitarios

La sanidad debe afrontar los retos a los que se enfrenta: crecientes costes, una calidad siempre mejorable o las dificultades de acceso a la asistencia sanitaria, y otros factores subyacentes como la globalización, el consumismo, los cambios demográficos y nuevos estilos de vida, enfermedades con tratamientos más caros (con mayor presencia de enfermedades crónicas) y la proliferación de nuevos tratamientos y tecnologías que hacen aún mayores estos desafíos.

Sin embargo, este entorno influyente y cambiante genera grandes oportunidades de apertura de nuevos mercados. Las posibilidades de negocio se abren paso en el entorno sanitario de la mano de cambios, retos, reformas y enfoques estructurales que se agrupan en cuatro grandes grupos:

  1. Fomentar y promover la responsabilidad de los ciudadanos sobre su salud
  2. La población está envejeciendo, debido en gran medida a entornos más seguros y mejores tratamientos médicos. Una mayor longevidad trae consigo una mayor necesidad de los servicios sanitarios, especialmente cuando aparecen las consecuencias a largo plazo de estilos de vida poco saludables. Al mismo tiempo, la carga financiera del tratamiento se está trasladando a los ciudadanos, ya que los gobiernos y empresas encuentran cada vez más dificultades para asumir unos costes en alza, ya sea por el crecimiento del gasto o la reducción de los beneficios. La participación activa de los ciudadanos debe ser parte integral de la solución. Promover la participación activa de los ciudadanos incluye comprender cómo cambiarán sus comportamientos y actitudes, mejorando su acceso a la información y definiendo claramente nuevos y más precisos roles dentro de la oferta y la demanda lo que acarrea la aparición de nuevos mercados sanitarios.

  3. Nuevas formas para la promoción de la salud y la prestación de la asistencia sanitaria
  4. A medida que los valores fundamentales y comportamientos de los ciudadanos dentro de los sistemas sanitarios cambian y se combinan con entornos clínicos más complejos, las organizaciones de asistencia sanitaria deben continuar respondiendo a dichos cambios con nuevos enfoques para fomentar la salud y mejorar la calidad asistencial, o se quedarán atrás.

    El creciente foco en el valor y los cada vez mayores costes y complejidad de las enfermedades, combinados con nuevos diagnósticos y tratamientos, resultarán con toda probabilidad en una proliferación continuada de nuevos mercados para fomentar la salud y proporcionar asistencia sanitaria.

  5. Mejorar la calidad y añadir mayor valor a todo el sistema sanitario
  6. Transformar la asistencia sanitaria requiere transformar de forma similar el significado del valor proporcionado por los proveedores de servicios sanitarios. La asistencia a los enfermos resulta muy cara. Las enfermedades crónicas, como las coronarias, diabetes de tipo 2 y cáncer, son responsables de más de la mitad de las enfermedades del mundo.

    A medida que los sistemas sanitarios se centran cada vez más en el valor, los agentes sanitarios deben colaborar con las aseguradoras públicas y privadas para definir adecuadamente, medir y proporcionar valor, y alinear de forma correcta los incentivos manteniendo una estructura de costes sostenible. A medida que las organizaciones sanitarias mejoren su capacidad de capturar y gestionar los datos, pueden jugar un papel determinante en aplicar este conocimiento a situaciones reales, identificando qué formas de promoción de la salud y prestaciones asistenciales proporcionan un valor real.

  7. Desafío de unos recursos limitados
  8. El mercado sanitario en su conjunto se enfrenta al reto de contar con recursos limitados, tanto financieros como de capital humano. La carencia en recursos se estima en un déficit de 7,2 millones de profesionales, médicos y enfermeras incluidos y que, si no se pone remedio, subirá a los 12,9 millones en 2035., según la Organización Mundial de la Salud.

    Según emergen sistemas sanitarios más proactivos y centrados en el valor, provocará mayor necesidad de expertos en estrategias y técnicas como la prevención, previsión, detección/tratamiento temprano, medicina basada en la evidencia y coordinación de las prestaciones asistenciales.

En definitiva, tanto la salud como la enfermedad son altamente influenciables por factores sociales, económicos y ambientales, con lo que cada uno de los retos y cambios explicados generan nuevos mercados sanitarios como pueden ser el mHealth, BigData, Medicina reproductiva o Private Equity, entre otros.