Médicos 2.0 | Las 4 bases de la estrategia digital: menos riesgos, más oportunidades

Redes_Sociales_Medicos

Cambio de paradigma en la conversación médico – paciente

Las redes sociales nos abren puertas a un mundo de oportunidades de comunicación y desarrollo profesional. Por ello, muchos profesionales médicos las empiezan a ver no solo como su espacio personal, sino como un nuevo escenario para darse a conocer y llegar a más pacientes.

Como profesional en medicina, a través de las redes sociales es posible crear vínculos con otros profesionales, llegar a más pacientes, e informar y ser informado de los nuevos avances en el sector. Cada vez más, la notoriedad como médico será medida por el grado de influencia y autoridad en internet (cómo ven los pacientes al especialista en base a comentarios negativos o positivos, cuántos papers publicados son fácilmente accesibles online, etc).

No obstante, la relación entre las redes sociales y la medicina aún suscita ciertas dudas: “¿Se puede estar en redes sociales y respetar la privacidad propia y de los pacientes?”, “¿merece la pena arriesgar la reputación – y, por lo tanto, el futuro profesional – para convertirse en un médico 2.0?” o “¿por dónde es mejor empezar?” son algunas de las preguntas a las que intentaremos dar respuesta desde el blog de Vesalius.

La clave del éxito: una buena estrategia

Las redes sociales se han convertido en el escenario ideal para divulgar los logros e ideas del profesional médico y crearle una reputación consolidada, pero hay que tener presente que un mal uso de las mismas también puede producir el efecto contrario.

Por este motivo, es básico elaborar una buena estrategia digital que tenga en cuenta los atributos, objetivos y expectativas del profesional de la salud; en un sector en que la adopción de estas herramientas de comunicación 2.0 aún incipiente, trabajar la reputación y presencia online de forma correcta supone una oportunidad única e irrepetible para consolidarse como referente y prescriptor.

Toda estrategia digital enfocada al desarrollo profesional en el sector sanitario debería sentarse sobre cuatro bases fundamentales:

1. Implementar una estrategia de marca personal (branding)

handprintLa estrategia de marca personal fija objetivos concretos y establece las directrices de comunicación para que el público, en este caso pacientes tanto actuales como potenciales, puedan identificar al profesional con unos valores e imagen concretos.

Las redes sociales son la mejor herramienta que tenemos hoy en día para crearnos una buena reputación profesional, aumentar la autoridad en red, y captar la mayor cantidad de pacientes.

2. Cuidar la presencia y actividad online en los canales adecuados

social mediaSegún el Journal of Medical Internet Research, el 25% de los médicos consulta varias veces al día las redes sociales en busca de información médica. Hay que tener en cuenta que cada red tiene un público diferente, por lo tanto es muy importante crear perfiles adecuándolos al tipo de personas a las que se dirigirá la información.

Por ejemplo, a nivel profesional es importante cultivar la presencia en LinkedIn, pero además existen muchas redes exclusivas para médicos o investigadores, como el portal ResearchGate, con más de 200.000 usuarios.

3. Crear y gestionar un web-blog personal

Una Blogestrategia en redes sociales sin un blog estaría incompleta. El blog tiene que ser el espacio para transmitir conocimientos y experiencias y constituir el epicentro de toda estrategia online, ya que es la plataforma desde donde se llegará a más pacientes.

Un blog lo hacen sus contenidos; estos deben ser breves, bien escritos y de calidad. Uno de los puntos más importante para ganar notoriedad es aportar a la red contenido de valor, por lo que es necesario publicar de forma periódica artículos que sean relevantes en el sector en el que nos queremos posicionar.

4. Dar respuesta a los e-pacientes y pacientes potenciales

ehealthSegún el estudio “You share; we care”, publicado por Marco de Comunicación y MSL/Publicis Group, el 30% de los españoles se ha dirigido alguna vez a un foro relacionado con temas de salud, ya sea para buscar información, recomendaciones o simplemente compartir su experiencia.

Ante esta realidad, que va en aumento, la presencia del médico en canales online se hace imprescindible, tanto a nivel divulgativo como para darse a conocer a esta nueva cartera de pacientes empoderados. Además de las redes sociales más populares, van surgiendo directorios y portales específicos para poner en contacto pacientes y profesionales, como por ejemplo Doctoralia o Saluspot.

 

¿Añadirías algún otro pilar a la estrategia digital del profesional médico?

¿Conoces algún ejemplo de buenas prácticas?

 ¡Esperamos tus comentarios!

 

Imagen de marca personal y gestión

El progreso exponencial de Internet y de forma más concreta, de las redes sociales y los medios de promoción empresarial y personal, ha dado lugar al origen o redefinición de un concepto de marketing, conocido como Marca Personal o Imagen de Marca Personal.

 

¿Qué es la imagen de Marca Personal?

    La imagen que el mundo externo percibe de sobre un individuo, lo que se conoce como reputación; la combinación de cualidades, valores, motivaciones, conocimientos y puntos fuertes que  caracterizan  a un profesional y lo distinguen del de sus  competidores.

La imagen profesional es la percepción que se promueve o genera en el resto de personas y/o del público objetivo en general, en el ámbito social en que se ejerce o desempeña una determinada actividad, como resultado del ejercicio profesional, el comportamiento, actitudes, desempeño, etc. La imagen se refleja mediante unos resultados determinados las capacidades y competencias de un profesional determinado, su preparación o los conocimientos adquiridos proyectados en el trabajo diario de la profesión.

En el caso de un médico la imagen profesional es la idea u opinión que tienen sus pacientes, colegas de profesión, superiores, etc., al evaluar su desempeño laboral, su nivel de competencia, habilidades, talento y resultados que ofrece como profesional. Uno es lo que hace, pero también y en gran medida, la imagen de la profesión o de la práctica que se le supone o se le atribuye en todos los ámbitos.

 

¿Qué es la gestión de la Marca Personal?

La gestión de la marca personal consiste en el desarrollo de una estrategia y la realización de acciones encaminadas, con el objetivo de potenciar y posicionar la imagen personal del profesional en aquellos públicos y foros que se determinen, incrementando su notoriedad de forma ordenada.

 

marca personal

 

 “Nunca hay viento favorable para el que no sabe hacia dónde va”

                                                                                                                                                            Séneca

 

 

Imagen de marca personal online


marca personalLa Marca personal online es la representación de nuestra persona en el mundo online.

 

El personal “branding” online está enfocado a trabajar en la imagen que se ofrece sobre el profesional a través de Internet,: es necesaria e imprescindible hoy en día, en esta sociedad híper comunicada y globalizada donde la tecnología, ha posibilitado nuevas formas de relacionarse y de hacer negocios, como las plataformas basadas en compartir servicios y/o bienes.

 

Imagen de marca personal offline

 

Sin embargo, no hay que descuidar tampoco la marca personal offline, en la actualidad encontramos profesionales que su marca personal online está muy bien posicionada, no obstante, no son capaces de relacionarse con otros profesionales, clientes, inversores fuera de la red o lo hacen muy tímidamente, ambas se complementan y se debe de encontrar un equilibrio.

 

imagen personal

 

 

Es absolutamente necesario entablar relaciones, practicar networking con nuestro entorno profesional. Para ello se debe fomentar la marca personal offline, acudiendo a congresos, inscribiéndose en cursos presenciales, asistiendo a jornadas, realizando ponencias.

Por muy avanzada que esté la tecnología, como seres humanos necesitamos el contacto visual, físico y emocional.